MADRID, 24 (Portaltic/EP)

Microsoft ha conservado su último logotipo durante 25 años nada menos. Antes tuvo algunos más que pasaron sin pena ni gloria, y todo el mundo actualmente estaba acostumbrado ahora a esa O cortada por una S que parecía moverse. Cuatro -además de los eslóganes- fueron los logotipos que precedieron al colorista y contagiado de Metro logo actual.

Bill Gates fundó una de las compañías más importantes del mundo, en general, y del sector de la tecnología, en particular, en 1977. En sus primeros pasos, la compañía contaba con un logotipo muy de los 70, letra compuestas por muchas líneas que duró cuatro años.

Este logotipo original fue rápidamente reemplazado en 1980 por otro que duró aún menos. La compañía decidió apostar por un diseño algo más simple de líneas negras, que curiosamente recordaba al logotipo de Metallica, que se formó solo un año después. ¿Sería ese el motivo por el que el gigante de Redmond decidió abandonarlo en 1982?

Hace justo 30 años irrumpió un nuevo logotipo llamado Bibblet, caracterizado por aparecer en un fondo verde, letras amarillas y tener una gran 'O' que simulaba una luz encendida.

Ese logotipo aguantó hasta 1987, cuando la compañía decidió adoptar el que representaría a Microsoft durante 25 años. Pac-Man fue el nombre elegido para el nuevo logotipo, que fue diseñado por Scott Baker en tipografía helvética italic. A lo largo de los últimos 25 años Microsoft ha decidido seguir apostando por este logotipo y tan solo le ha sumado un par de eslóganes puntuales: "¿Adónde quieres ir hoy?" y "Tu potencia. Nuestra pasión".

Lo que llama la atención es que en estos cinco lustros, la compañía no ha tenido un símbolo característico; siempre ha mantenido una apuesta exclusiva por la tipografía que ha acompañado a productos, comunicados y oficinas.

Microsoft siempre ha asociado su marca a su nombre. No ocurre como con Apple, una compañía mucho más conocida por su manzana que por cómo está escrita su palabra. Ahora, Microsoft ha decidido incorporar a su logo un símbolo y el elegido está inspirado por su producto más conocido: Windows.

El gigante de Redmond ha reconocido la importancia de un símbolo en esta época y por eso ahora la ventana de Windows acompaña a la palabra Microsoft, escrita en la tipografía. Sin duda, contar con un símbolo atractivo, pequeño y fácil de recordar es clave, para incorporarlo a cajas, botones en dispositivos, etc.

La incorporación de dicho símbolo al logotipo, unida a la adopción de la tipografía Segoe que ya estamos acostumbrados a ver en páginas y menús de los dispositivos de la norteamericana, sin duda ha sido todo un acierto. Un nuevo paso para una renovación de la imagen de los productos de Microsoft en la buena dirección.