Paradox Exit es adictivo hasta decir basta. Prueba y verás como no podrás dejar de jugar.